Para comenzar a trabajar tu cuerpo, es fundamental y altamente recomendable que conozcas por lo menos los principales grupos musculares para que cuando te introduzcas en tus tablas de entrenamiento, sepas que estás trabajando, porqué y como puedes sacarle el máximo partido a tu cuerpo.

Para ello, en ésta sección de músculo, te iremos mostrando desde la anatomía de los músculos del cuerpo humano para que los conozcamos en profundidad hasta rutinas, ejercicios y entrenamientos para trabajar nuestra musculatura de una forma adecuada y adaptada a cada objetivo que nos propongamos.

Sistema Muscular: Conoce tu cuerpo

Nuestros músculos o sistema muscular, es el encargado de que podamos movernos. En unión con nuestro sistema esquelético o huesos, tenemos unos 700 músculos y suponen alrededor del 40% de nuestro peso corporal. Gracias a ellos, podemos mantener y cambiar nuestra postura corporal, movernos de un lado a otro, permiten el movimiento de nuestros órganos cómo puede ser la contracción del corazón o el movimiento de los alimentos a través de nuestro aparato digestivo.

El nombre que recibe cada músculo, en su gran mayoría hace referencia a alguna característica del mismo combinándose en muchos casos varios criterios en una sola denominación.

¿Que tipos de músculos tenemos?

Existen tres tipos de tejido múscular, que son el músculo visceral, músculo cardíaco y músculo esquelético. Vamos a ver cada uno de ellos con más detalle.

Músculo Visceral

imagen tipos de músculos

Éste tipo de músculos se encuentran en el interior de los órganos cómo puede ser el estómago, en los vasos sanguíneos o en los intestinos. Es el músculo más debil de todos y su función es dar la posibilidad a los órganos para que se puedan contraer y así puedan mover las distintas sustancias a través del órgano. Éste tipo de músculo es controlado inconscientemente por lo que también es conocido cómo músculo involuntario al no existir la posibilidad de controlarlo con la mente consciente. Otro término por el que comúnmente se le conoce es el de músculo liso y ésto se debe a que posee un aspecto uniforme en contraste con la apariencia de los músculos cardíacos y esqueléticos.

Músculo Cardíaco

Éste músculo está situado únicamente en el corazón y es el encargado de bombear la sangre por todo nuestro cuerpo y al igual que el músculo visceral, es un músculo involuntario ya que no lo podemos controlar con la mente consciente. El músculo cardíaco se estimula al contraerse y debido a su autoestimulación se considera que es un músculo intrínsicamente controlado o también autorrítmico.

Las células de éste tejido muscular están estriadas, observándose bajo el microscopio diferentes rayas claras y oscuras indicando éstas estriaciones que una célula muscular es muy fuerte diferenciándose de la debilidad de los músculos viscerales.

Puedes consultar la web de la asociación española del corazón para saberlo todo acerca de el.

Músculo Esquelético

El tercer tipo de músculos, es el músculo esquelético y, es el único tejido muscular en el que sí interviene nuestra mente ya que es voluntario y podemos controlarlo conscientemente. Para cada acción que podamos realizar de forma consciente cómo puede ser hablar, caminar, beber, escribir… es necesaria la intervención de un músculo esquelético y su función es la de contraerse para dar movimiento a las partes del cuerpo más cercanas al hueso que se encuentra unido al músculo. En su gran mayoría, los músculos esqueléticos se encuentran unidos a dos huesos a través de una articulación. Al igual que las fibras del músculo cardíaco, sus fibras se encuentran estriadas por lo que las fibras del músculo esquelético son muy fuertes.

Su nombre viene derivado por el hecho de que suelen estar conectados al esqueleto en al menos un punto.

¿Cómo ejercitar nuestros músculos?

  • Rutinas de ejercicios: A través de ellas podremos trabajar nuestra musculatura y conseguir los objetivos que nos marquemos. Éstas rutinas podremos llevarlas a cabo tanto en el gimnasio cómo en nuestra propia casa, siempre que dispongamos del material necesario en caso de que los ejercicios que realicemos dentro de éstas rutinas lo requieran. Normalmente perseguiremos dos tipos de objetivos con nuestra rutina de entrenamiento por lo que se denominan rutinas de definición o rutinas de volumen.
  • Ejercicios de musculación: Realizaremos diversos tipos de ejercicios para realizar nuestras rutinas de entrenamiento, cada uno focalizado en trabajar distintos grupos musculares. Existen muchos tipos de ejercicios y es muy importante realizar una correcta ejecución de ellos así cómo por ejemplo en caso de utilizar peso, saber cuanto debemos utilizar y cuantas repeticiones deberemos realizar.

¡ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD!

¿Quieres recibir nuestras novedades en tu email?

Prometemos nada de Spam, sólo nuestros contenidos, sorteos y descuentos especiales