Entrenar estando malo

Aunque para muchos sea difícil de creer, aquellas personas que entrenan arduamente todos los días, es normal que también caigan enfermos con bastante frecuencia dado que, debido al esfuerzo que se realiza en una rutina de ejercicios, el sistema inmunológico puede encontrarse un poco débil, siendo de esta manera un blanco fácil para cualquier virus o bacteria.

Sin embargo, a pesar de estar enfermos y sentirse malos las personas suelen ir al gimnasio a cumplir su rutina de ejercicios pautada. Pero, ¿este esfuerzo realmente es bueno para el organismo y no genera efectos secundarios? Pues esa es la pregunta que nos dedicaremos a contestar a lo largo de este artículo.

Enfermedades más comunes

Las enfermedades más comunes que surgen cuando estamos realizan ejercicio son el catarro y el resfriado. Pero a pesar que dichas enfermedades muchas veces son confundidas como lo mismo, no lo son. Por ende, cada uno de estos virus (a pesar de ser ambos una infección benigna) afectan de manera particular al organismo y es importante tener esto presente antes de leer los siguientes aspectos.

El catarro es un resfriado común y con síntomas realmente leves y de poco alcance durante todas sus etapas. A pesar de ello, puede llegar a causar problemas en la persona contagiada por la abundante secreción nasal, dolor de cabeza, etc.

La gripe es un virus con síntomas más fuertes y molestos. Usualmente esta infección vine acompañada de problemas gástricos, fiebre alta, dolores musculares y malestar general. Es decir, dificulta muchas veces las actividades y responsabilidades de las personas contagiadas.

¿Puedo entrenar estando malo?

Existen varios estudios referentes a este tema, algunos afirman que sí y otros afirman que no. En esta oportunidad te presentaremos solo dos estudios cada uno con una justificación distinta del porqué de su afirmación.

Dependerá de los síntomas

El Dr. David Nieman señala que sí se puede realizar una rutina de ejercicios estando enfermo, siempre y cuando se cumpla la regla señalada por él como “la regla del cuello”, la cual quiere decir que si los síntomas de la infección se encuentran del cuello para arriba como dolor de cabeza, congestión nasal, estornudos, etc., sí se puede realizar ejercicio. Pero, si los síntomas se encuentran por debajo del cuello como fiebre, cansancio, malestar general, etc., lo ideal es no realizar ningún ejercicio y permitirle al cuerpo descansar.

Esta regla se debe a que cuando los síntomas se encuentran por encima del cuello, la realización de una rutina de ejercicios no afectará negativamente al deportista.

No, debe haber un reposo

Por otra parte tenemos el estudio publicado en el Sport, Exercise, and the Common Cold. señalando que, una persona que se encuentra resfriada o con un catarro necesita conservar la mayor cantidad de energía posible para poder superar el virus que lo infectó.

Es resumen, se debe conservar un reposo de actividades físicas fuertes ya que, al imponer al cuerpo la realización de actividades extras se puede ralentizar el proceso de curación ante el cuadro viral. Además, también se disminuye la capacidad de respuesta del cuerpo ante los ejercicios ocasionando un aumento tanto a nivel cardíaco como respiratorio.

¿Qué hacer y qué evitar?

A pesar de todo lo que se ha expuesto, son muchas las personas que ignoran esto y deciden hacer ejercicio por lo que, para por lo menos prevenir mayores efectos secundarios en el organismo, el Dr. Richard Besser, publicó una lista de ejercicios que se pueden realizar y cuales no sí se decide hacer ejercicio enfermos.

Sé pueden realizar…

  • Ejercicios leves y moderados, como una caminata o actividades suaves, ya que son ejercicios que el cuerpo podrá tolerar fácilmente. De hecho, al realizar ejercicios de alto rendimiento solo se conseguirá una sensación de agotamiento veloz.
  • Se pueden realizar ejercicios agresivos, siempre y cuando se disminuya por lo menos un 40% su intensidad.

No se puede realizar…

  • Ejercicios cardiovasculares por largos periodos de tiempo. Esto se debe a que cuando existe la presencia de un virus, el sistema inmunológico se debilita por aproximadamente 24 horas, es decir, otro virus o bacteria puede afectar fácilmente a nuestro organismo.
  • Realizar ejercicios de fuerza o alto impacto si no se está acostumbrado. Esto se debe a que no solo el organismo, sino también los músculos se encuentran débiles, por lo que, es más probable una lesión. Además, si se han tomado medicamentos para contrarrestar los efectos del mismo, pueden afectar negativamente el rendimiento.
  • Montar en bicicleta no es una actividad que genere ningún beneficio, de hecho se ha demostrado que suele convertir la congestión nasal en un problema mayor. Asimismo, también generara un cansancio muscular que puede impedir continuar con el paseo o la realización de otra actividad luego.

Consejos para cuidarte durante la rutina de ejercicio

Sí estás decidido a realizar ejercicio estando malo, te recomendamos seguir los siguientes consejos.

  • Hidrátate constantemente. Una buena hidratación siempre es importante, pero durante el resfriado, el agua ayudará a diluir secreciones bronquiales y de cierta manera disminuir las molestias ocasionadas por ello.
  • Está atento a tu temperatura corporal. Debes considerar que cuando te ejercitas la sensación corporal puede aumentar unos 10 grados aproximadamente. Por lo que, al terminar el entrenamiento tu cuerpo puede descompensarse rápidamente por el exceso de temperatura, toma precauciones con esto.
Para finalizar, como puedes ver existen una gran variedad de opiniones en cuanto a realizar ejercicio estando malo. Sin embargo, creemos que si se cumple con la regla del cuello que expresamos más arriba, la realización de una rutina de ejercicios no representará ningún problema.

¡ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD!

¿Quieres recibir nuestras novedades en tu email?

Prometemos nada de Spam, sólo nuestros contenidos, sorteos y descuentos especiales

LO ÚLTIMO EN SALUD Y BELLEZA

Cuanta agua se recomienda beber
Importancia de Dormir al hacer ejercicio
Beneficios Ejercicio Aeróbico para el Cerebro
Tips Cirugía Aumento de Pecho

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba